Fondue de caras

¡Dijiste que vendrías pero no viniste, dejaste que te lo contasen! Anoche en el sándwich-bar Moroder hicimos todo lo posible por desbaratar unas caras y superar el desánimo. Al acabar la gente pudo llevarse un puñado de serrín en un sobre, pero creo que casi nadie se sirvió. Por lo demás: papas aulladores, hinchables al mejor precio, un poco de Bach en autobús y torniquetes imaginarios para hemorragias reales. Hicimos varias paradas:

- El bucle preparatorio del show. Acerca tu mejor puf a la pantalla, cágate y arráncate el rostro: debajo encontrarás un careto borrado de niño.


- Este corto que hicimos para el programa de TV Torres y Reyes. Por una vez la basura estaba fuera de los personajes. Por una vez supieron comportarse como adultos.


 - Esta fábula biográfica animada por César Abánades y contada por Dídac Alcaraz. Pensábamos incluirla en La tumba de Bruce Lee, la peor película buena de todos los tiempos, pero luego ya no.


- El piloto de la serie de humor soviético que hicimos a cuatro rostros con Dídac, El ¿mejor? de los mundos: ¡la primera sitcom con una sola persona riendo! ¿Te atreves a flotar en una luz desastrosa y resolver todos los problemas a base de serrín?



 - Cuando parecía que no quedaban caras por vejar, Lorena enseñó lo último de Pampini y ya nunca volvimos a tener nada.


- La quinta parte de la serie documental de terror Un poco de historia del cine. Balonazos, lagunas irreparables y juegos de lenguaje en el ¿mejor? de los mundos, el de The Room. La próxima vez que Tommy Oizó te pregunte si eres el detective Cameron no lo tomes por imbécil.

Cita con el romance

  ¡Dios mío, se acerca la hora de abejas! Tenemos fecha doble, no simple sino doble para el estreno final de La tumba de Bruce Lee, el violento romance de un trío de soñadores con el cine de género. Y es que la gente de Sitges nos ha programado con cariño: el domingo 13 de octubre a las 14h30, y el lunes 14 a las 20h. Con hache de «homologación». ¿Sudar la camiseta? No, llorarla.

 
El tráiler por el que nos denunció Gus Van Sant

El póster, o cómo David Sánchez reempapeló nuestro mundo

Acreditación plastificada para la vida

  ¿Te acuerdas de cuando anunciamos que nos íbamos a acercar lo más posible a Seattle para grabar la primera Bruceploitation española? (No, claro que no te acuerdas; aún eras un niño cubierto de babas amnióticas.) ¡La sociedad se rió de nosotros, haciendo como que abría un monedero imaginario! Luego Internet nos pagó los billetes, y la sociedad soltó una risita de pato, como diciendo: «No saben en lo que se están metiendo». Y no lo sabíamos. Pero volamos a Estados Unidos. Y grabamos un montón de planos con un tipo que sabe de cine y se llama Pablo Hernando. Y tardamos en montarlos, porque se nos jodió el ordenador. Y ahora los chicos de Cine Low Cost han apostado por nuestra película (si dura como una hora y media es una película), ¡y la estrenan en Barcelona el 15 de junio!

 En serio.

 Gracias de nuevo a todos los del dinero: nos ayudasteis a convertir un sueño en acreditaciones plastificadas. Y gracias a Desirée de Fez y amigos por apostar por un trío de oportunistas anónimos. Gracias por hacer posible una película de hora y media que, de eso estoy seguro, no le va a gustar nada al sistema.

 Aquí tenéis la programación del festival, y aquí un último teaser que hemos hecho con la voz de Ignatius Farray. Un último brindis, y luego ya no más. ¿Nos vemos en Barcelona? 

¿Por qué Julián es tan esnob?

Circo mutuo entre las dos Españas anoche, la España esnob y la de untar. El serrín lo puso la sala Siroco.

Comparamos varias cosas consigo mismas, viajamos al París de Los chocodetectives, cantamos un blues sobre sablazos y terminamos estrellándonos en el colchón de siempre. ¡Está claro que los chicos del Canódromo hacen un humor diferente!

Nueva entrega de «Las reglas de Klaus». Nuevo pogo de ánimas.

«Béisbol de París». ¿Y ahora? ¿Me sigues queriendo?