Adultos esotéricos #3: Eyaculo moscas


 ¡Bromitas masturbatorias! ¡Corridas que aletean y hacen bzzzzz! ¡Un vertiginoso zigzagueo por las calles del Madrid más canalla! ¡Vuelve el humor más gamberro al Canódromo Abandonado! No, pero en serio, un himno tropicalizante a la fecundidad perversa polimorfa del insecto humano. También algo inquietante, ¿eh?, que no todo pueden ser risitas en Internet. Banda sonora de Aaron Rux.

Meditación y violencia



 El sonido de una mano aplaudiendo. Astillada, triturada, pulverizada, dispersada por el viento como dientes de león, la mano aplaude rabiosamente el final de la violencia. Un LOL sereno, en minúsculas.

Un café para dos

 Una cafetería en general, alrededor de las 11am. Entran dos individuos, ELLA y ÉL.

 CAMARERO - ¿Qué va a ser?

 ÉL - Un café.

 CAMARERO - ¡Un café! ¿Y para la joven?

 ELLA - Lo mismo.

 CAMARERO (girándose hacia la máquina) - ¡Marchando dos cafés!

 ÉL (sujetándole del hombro, grave) - No nos ha entendido. Queremos un café, uno solo. El mismo.

 ELLA - Un café para compartir. Un café para dos.

 CAMARERO (cada vez más hechizado) - ¿Un café para dos? ¿Dónde se ha visto eso?

 ÉL (recitando atropelladamente, sin dejar de sujetar al CAMARERO) - El amor convierte el dos en uno. El amor es un jersey de dos cuellos.

 ELLA - El amor es un oscuro cumpleaños, un eslogan excitante.

 ÉL - El café es lo de menos, ¿comprende? Lo que compartimos es el acto de compartir.

 CAMARERO (asiente melancólicamente) - Ahora entiendo. Marchando un café. Un café para dos.

Estudios de mercado #1


 Los objetos opinan sobre los consumidores. Ya estaban tardando, ¿no? Canódromo Abandonado lleva un megáfono a las cadenas de producción.