Rapeando desde el otro lado del lenguaje cambié la sociedad

 Qué violento, nos han pedido que promocionemos algo y no nos podemos negar. Nos comentan que habrá ocio audiovisual de todo tipo, canciones de humor, "no te dejará indiferente", etc. ¡Rápido, colgar el póster y huir, echar a correr como una ambulancia!

                 

 ¡Demasiado tarde, la vergüenza me ha alcanzado! Me tiene placado en el suelo y me obliga a mirarla a los ojos. Ojos del tamaño y la consistencia del huevo duro, ojos blancos de pura culpa. Os dejo un trailer promocional del evento:



 Esto es aparte, pero nunca he oído el verbo rapear en subjuntivo. Okay, vale, acabo de mirar y hay casos de rapeehttp://tinyurl.com/3emxmld. ¿Pero rapeásemos? ¿"Nos pidió que rapeásemos"...? ¡Venga ya! "Nos rogó que rapeásemos, nos lo pidió encarecidamente..." ¿Estás seguro de que dijo eso? No, claro que no, ¡nadie habla así! Ahí te quedas, en el purgatorio de las formas verbales inservibles. Cuánto lujo en el lenguaje, cuánta posibilidad de frase que jamás explotaremos. Son frases de purgatorio (ese lugar al que apunta la ensoñación de la tipa del vídeo, ¿por qué no?), frases con olor a fango prenatal. Prueba si no a decirle a alguien: "Nos pidió que rapeásemos". Te dirá que tienes aliento a fango.

No hay comentarios:

Publicar un comentario