Adultos esotéricos #5: Pudor


 En este vídeo on-line un hombre descubre que a veces – no siempre – las emociones más contradictorias se disputan la cadena del retrete humano. Suspense en el lugar más solitario del mundo.

 Ahora en serio: una vez fui testigo de algo muy parecido, pero no llegué tan lejos como el detective del vídeo, no gateé. El misterio de porcelana sigue intacto. Fue hace años, pero aún hoy me arrepiento.

 Le doy un 7 sobre 10.

2 comentarios:

  1. Está bien porque se identifica uno (señala a alguien en concreto) con esta problemática.

    Ese sostener entre sus brazos el cuerpo sin vida de su zurullo caído. Ese verter lágrimas sobre su rostro exangüe. Ese cerrarle los párpados antes de tirar de la cadena.


    (se me ha ido la mano un poco con la grima esta vez, perdonad. Tengo un poco de fiebre)

    ResponderEliminar