Adultos esotéricos #4: Fueron a por tabaco

 Un poco de jazz, para ir calentando:

 Un niño con un antojo en el muslo en forma de contrabajo desayuna todas las mañanas en la misma cafetería que yo. Él no sabe que existo, pero yo lo llamo mi pequeño Charlie Mingus.

 En la misma cafetería desayuna siempre un ama de casa con terrores nocturnos relacionados con un piano. No nos conocemos, pero yo la llamo mi pequeña Thelonius Monk.

 También un dermatólogo cuya hermana – con la que no se habla – se acostó una noche con un saxofonista. Yo lo llamo mi pequeño John Coltrane.

 No se conocen entre sí, y ninguno sabe de la existencia de los demás. Tengo entendido que es difícil, pero quiero aprender a tocar la batería, y formar con ellos un cuarteto de jazz, un pequeño cuarteto de barrio sin pretensiones.

 Y ahora el vídeo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario