Un café para dos

 Una cafetería en general, alrededor de las 11am. Entran dos individuos, ELLA y ÉL.

 CAMARERO - ¿Qué va a ser?

 ÉL - Un café.

 CAMARERO - ¡Un café! ¿Y para la joven?

 ELLA - Lo mismo.

 CAMARERO (girándose hacia la máquina) - ¡Marchando dos cafés!

 ÉL (sujetándole del hombro, grave) - No nos ha entendido. Queremos un café, uno solo. El mismo.

 ELLA - Un café para compartir. Un café para dos.

 CAMARERO (cada vez más hechizado) - ¿Un café para dos? ¿Dónde se ha visto eso?

 ÉL (recitando atropelladamente, sin dejar de sujetar al CAMARERO) - El amor convierte el dos en uno. El amor es un jersey de dos cuellos.

 ELLA - El amor es un oscuro cumpleaños, un eslogan excitante.

 ÉL - El café es lo de menos, ¿comprende? Lo que compartimos es el acto de compartir.

 CAMARERO (asiente melancólicamente) - Ahora entiendo. Marchando un café. Un café para dos.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ' El café es lo de menos, ¿comprende? Lo que compartimos es el acto de compartir.'


    Un supuesto: se aman tanto que deciden llevar el acto de compartir un paso más allá y deciden compartir sus cuerpos con otras personas simultáneamente.
    Siguen compartiendo el compartir y ese 'jersey de dos cuellos' pasa a ser una puta hidra jodida que les devora. No hay suficientes hierva para alimentar a suficientes ovejas en el mundo para ese jersey.

    O demos un pasito atrás .. pongamos que ya han generado tolerancia física a compartir el café y deciden compartir órganos, ah! que bien!
    ella rechaza la pleura de el, y el rechaza los ovarios de ella. FINALMENTE LA PRUEBA EMPÍRICA DE LA EXISTENCIA DEL AMOR MAS ALLÁ DE LA CONJETURA DE UNA EMANACIÓN SOLIPSISTA. El santo Grial de los poetas.

    doc.: lo siento chico, el cuerpo de ella ha rechazado tu tumor ..
    el: cómo has podido hacerme esto? COMO?
    ella: lo siento amor (!) la noche me confundió.

    ResponderEliminar