Meditación y violencia



 El sonido de una mano aplaudiendo. Astillada, triturada, pulverizada, dispersada por el viento como dientes de león, la mano aplaude rabiosamente el final de la violencia. Un LOL sereno, en minúsculas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario