Adultos lascivos #1: "El deseo es ese tipo..."


 Paradojas tántricas del movimiento, carreras de sacos amañadas y lengüetazos al borde del abismo: hoy los adultos nos enseñan a no traicionar nuestro deseo. La escatología es sólo el principio. ¡Gracias, Canódromo!

Adultos proactivos #3: Priorización de proyectos



 Adultos con ideas. Adultos en claroscuro. Adultos afilados. Adultos que se dan con un mechero. Adultos en tirantes y tocados con un fez. Adultos de omnívora ambición. Llega una nueva generación de emprendedores al blog con más frases nominales de todos los tiempos. ¡Atrás, establishment empresarial!

 Música de To Rococo Rot.

Adultos deprimentes #8: Mira cómo vivo


 Hoy hablamos del erotismo, ese juego de policías y ladrones donde nadie sabe bien quién ha robado el qué. Por ejemplo, los hombres somos más complicados de lo que parece, ¿o no, chicos? ¿Dónde duerme nuestro placer, qué oscuro objeto de desecho perseguimos? En Canódromo Abandonado encontramos pistas en el suelo.

 Música de Washed Out.

Cronológicamente

 Una joven recién salida de la Universidad, dispuesta a comerse el mundo. Resuelve de una vez por todas el problema del calzado comprándose de una tacada todos los pares de zapatos que piensa necesitar para el resto de sus días. Modelos para todas las estaciones de la vida, incluso zapatos de anciana, alpargatas deformes para pies varicosos y encorvados. Los etiqueta y ordena cronológicamente en un armario aparte. De vez en cuando contempla su alijo, reprimiendo un escalofrío autobiográfico anticipado: "¿Qué aventuras me deparará la existencia? ¿Adónde me llevarán estos zapatos? ¿Qué suelos pisaré?". Pide expresamente ser enterrada descalza (nunca es pronto para redactar tu testamento).

Se despierta con un zoom


Todas las noches, una cliente de una popular pensión madrileña se despierta en plena fase REM con un zoom sobre su cara. Movimientos de cámara intrusivos en Huéspedes Abel.

Spot 'Huéspedes Abel'


¿Buscas soluciones de hospedaje en el distrito centro de Madrid? Cada vez más personas se apuntan a Huéspedes Abel, una pensión de confianza y con todo confort a un tiro de piedra de la Gran Vía. Como Carlos, 36 años: "Llevaba horas deambulando por el centro. No conseguía encontrar mi casa y me asusté mucho. No entendía lo que me estaba pasando. (...) Me adentré por casualidad en esa calle donde hay tantos restaurantes y vi el letrero. Era rectangular y brillaba mucho en la oscuridad; aquello me tranquilizó de una forma que no sabría explicar. Decidí probar suerte y llamé al telefonillo. A los diez minutos ya estaba durmiendo en una cama. Han pasado tres años, y no me he movido de ese cuarto." En Canódromo Abandonado somos de Huéspedes Abel. ¿Y tú?

 Música de Autechre.

Adultos proactivos #2: Optimización del tiempo


 No siempre es fácil compaginar la vida hogareña con el trabajo. Nada más fácil que compaginar la vida hogareña con el trabajo.

 Música de Lone.

Adultos proactivos #1: Planificación de tareas


 A los jóvenes nos cuesta extraernos del aquí y ahora para proyectarnos en el futuro, ¿verdad? Vivimos en una temporalidad estroboscópica de pececillos, atrapados en la inmediatez del estímulo presente, y así difícilmente llegaremos a nada de provecho. Por suerte, este adulto nos enseña a estructurar nuestras actividades para que los días nos rindan más.

 Música de Bibio.

Mind over matter

 No has pegado ojo en toda la noche porque tienes una vecina loca que toca el piano de madrugada (en su día fue una actriz importante, pero se quedó calva o algo por el estilo, y sigue intentando llamar la atención por otros canales). Hoy inauguran una exposición a la que quieres asistir. Estás hecho un escombro, pero no te la puedes perder: la cultura es tu razón de ser. Estás examinando, por ejemplo, un collage hecho con huesos, cuando te sobreviene un bostezo irreprimible. Te tiene agarrado por las solapas, no hay nada que hacer, y te abres de fauces, como una entrepierna facial (estas dos alusiones corporales no van bien juntas, pero no nos entretengamos). Entonces reparas con el rabillo del ojo en un tipo con gafas que te está mirando con desaprobación: no se ha perdido un segundo de ese vórtice de carne, ha sido testigo de tu caída. Podría ser el galerista, o el autor de la obra, eso es lo de menos: el caso es que ahora mismo alguien está pensando que eres tonto, porque te estás aburriendo en una galería de arte. ¡No puedes permitirlo, aunque sepas que luego no lo vas a ver nunca más! Tienes que hacer algo, y rápido. ¡Qué suspense, qué guillotinazo! De pronto das con la solución...


...guiñarle el ojo al tipo mientras acabas de bostezar. ¡Claro! La boca está diciendo: "Estoy cansado, no lo puedo evitar. Es mi naturaleza", pero los ojos, rebosantes de vitalidad y autoironía, dicen claramente: "Créeme, comprendo perfectamente lo que ha pretendido hacer el artista, comprendo la modernidad de su creación. ¡No es que me esté aburriendo, al contrario!". Un poco como cuando te disculpas con tus amigos de un primo del que te avergüenzas, pero al que tienes que sacar de marcha cuando viene de visita a la ciudad. El tipo que te miró mal te devuelve el guiño: "Okay, no te preocupes, me hago cargo. ¡Que disfrutes del resto de la exposición! Luego igual hasta compartimos un vino espumoso y me dices qué te pareció". Todo ha quedado arreglado en un abrir y cerrar de ojos, si me permitís el chiste, y con la mayor discreción. Has hecho más que salvar las apariencias, le has dado un giro radical a la situación: ahora cuentas con un plus de credibilidad cultural. Un testimonio del poder de la mente sobre el cuerpo, del superyó sobre el ello. Has estado muy ágil. Estoy orgulloso de ti.

Adultos deprimentes #5: Niños emprendedores


 El ocio y la utilidad intercambian un apretón de manos sudado. En esta nueva entrega de Adultos, los más peques nos brindan truquitos para montar nuestro propio negocio. ¿Quién lo hubiera dicho?

 Música de Casino Vs. Japan.