Un milagro de mierda

 Vas andando por la calle (¡no , idiota!, cualquier individuo) y te encuentras un zurullo con un nudo. Un zurullo normal de perro, blando y tirando a ocre, pero da lo mismo: alguien ha conseguido hacerle un nudo sin que se le desmenuce entre los dedos. Un loco, desde luego, pero con un poder inédito sobre la materia, una especie de Uri Geller fecal. La mierda no tardará en biodegradarse al sol como un vampiro, pero no quita que, en esa pequeña porción de tiempo, en esa pequeña porción de acera, alguien le ha hecho un lacito al curso de la naturaleza. Nada de esos milagros espectaculares de forzudo, tipo partir el mar en dos, sino un milagro lo-fi, peatonal, humilde, un milagro de suelo.

1 comentario: