Sal, la miel del proletario



Los chicos de Canódromo Abandonado vuelven a sorprendernos con su personalísimo sentido del humor. ¡Enhorabuena!

1 comentario: